lunes, 21 de abril de 2014

viernes, 14 de febrero de 2014




Aprovechamos el respiro que la mala climatología nos ofrece este fin de semana para realizar en tierras zamoranas una activada mixta de practica de topografía -en este caso en superficie- y orientación.

Manejo de mapas, brújula y GPS, ARVA... combinado con la progresión en terreno nevado.

Parece que el Domingo podremos ver el sol. Además de todo el material adecuado para progresión invernal, no hay que dejarse fuera del petate nuestro ungüento solar preferido.


Nos vemos en la montaña, mañana y pasado, días 15 y 16 de Febrero.

sábado, 1 de diciembre de 2012

Invernales GES-CAM

La nieve llegó...



Comenzamos la temporada de actividades de caracter invernal con una ascensión a Peña Ubiña.



La fecha:

Sábado 8 y Domingo 9 de Diciembre.

Actividad  prevista:

Quedada montañera con ascensión nocturna y vivac en la cumbre.

La participación es libre en todos los aspectos.



Es una buena ocasión para quitar las pelusillas al material guardado de la temporada anterior. Así como para poner a prueba las últimas adquisiciones.

¿Cuanto frío aguanta tu saco de dormir? ¿cuanto aguantas tu?... ¿que tal responderán esas botas nuevas?... y esa forntal... ¿que tal rula?.



La actividad concreta a desarrollar dependerá de la méteo, pero aprovecharemos el evento para poner en práctica recursos de orientación, comunicaciones y organizativos.

Es una actividad de alta montaña en la que hay que preveer la existencia de abundante nieve. Y puede llegar a ser muy exigente con las habilidades de progresion en este medio.

No es un curso.

Cada participante es responsable de si mismo y debe poseer la habilidad suficiente para manejarse con seguridad en terreno de alta montaña invernal.



La fecha empata con el puente de la Constitución, los que querais ir antes, disponeis de una variada oferta de alojamientos, incluyendo el nuevo refugio de la Federación de Montaña, así como un ámplio abanico de actividades a realizar.

Saludos.

sábado, 13 de noviembre de 2010

Esperando el rescate...

Esperando el rescate... parte 1 de 2

Las profundidades de una cueva no son un lugares propicios para el ser humano, de hecho no lo son para casi ningún ser vivo. Con temperaturas muy bajas, humedad al limite de saturación y una permanente ausencia de luz, este medio hostil guarda, sin embargo, paisajes de una belleza inquietante. El primer fin de semana de Noviembre, coincidiendo con el puente de Todos los Santos, cinco miembros del Club Alpino Ourensán-Club Alpino Manzaneda nos desplazamos a la Provincia de León, para desarrollar un Taller de Espeleología en el conocido sistema subterráneo situado en las inmediaciones del pueblo de Valporquero de Torío.



Paramos en el albergue de Lavandera. Sus propietarios son unas personas entrañables que siempre hacen que nos sintamos como en nuestra propia casa. Además, ambos practican también la espeleología, gracias a esto pueden proporcionarnos información útil y consejos acerca de las cavidades de la zona, las cuales conocen bien. Allí recabamos, a nuestra llegada, información de primera mano acerca del estado del "Curso de Aguas", el tramo inferior de la cueva que es recorrido por un río subterráneo. Los días previos a ese fin de semana un frente lluvioso procedente del Atlántico recorría la península con tendencia a mejorar hacia el Domingo, por ello estábamos pendientes de la evolución de la méteo a través de diferentes páginas web.



A pesar de nuestra preocupación por la lluvia de los días previos nos comentan que el nivel del río subterráneo se mantiene en límites normales y realizar la travesía no supone ningún problema extraordinario. Incluso la misma tarde de nuestra llegada al menos uno o dos grupos de personas han recorrido el Curso de Aguas con alguna de la empresas de turismo activo que explotan de manera comercial ese recorrido, confirmándonos por lo tanto el adecuado estado del mismo.


Teniendo en cuenta estos datos y la previsión de mejoría meteorológica para el día siguiente, decimos acometer la travesía del Curso de Aguas al estilo clásico, esto es, recogiendo el material de progresión a medida que avanzamos por la cueva. Además cualquiera de los cinco miembros que componemos el grupo posee preparación o experiencia suficiente para hacerlo de ese modo.



No obstante, nuestra intención inicial no era tan solo realizar un "descenso de cañones" subterráneo, por lo que el equipamiento que portábamos con nosotros no es el típico que cualquiera se plantearía llevar consigo para realizar esta actividad. Estimamos que la actividad a desarrollar podrían ocuparnos un tiempo mas o menos largo que nos llevaría a permanecer en el interior entre 12 y 16 horas. en cualquier caso íbamos preparados para permanecer mucho tiempo en el interior, por eso nuestro equipo estaba compuesto principalmente por:


-Vestimenta adecuada y sistema de iluminación tipo LED de alta potencia y larga duración

-Doble sistema de cuerdas y cuerdas auxiliares.

-Iluminación y baterías de repuesto.

-Equipo individual de progresión por cuerda.

-Dos sacas de instalación de anclajes y material adicional de instalación y seguridad.

-Barritas alimenticias de elevado valor energético.

-Mantas térmicas de emergencia y botiquín S.V.B.

-Bidones estancos y sacas suficientes para la actividad a realizar.





De hecho, y en en previsión de que la salida tal vez se demorase hasta el mediodía del Lunes, recogimos nuestras pertenencias para dejar libre el albergue la noche del Domingo y nos despedimos de sus propietarios con la promesa de comunicar con ellos por teléfono una vez hubiésemos salido al exterior el día siguiente. Dejábamos también a un compañero en el exterior avisado de nuestra entrada y recado a la familia con una hora tope prefijada por si no tenían noticias nuestras.



Efectuamos la entrada a través de la Sima de las Perlas un poco antes de las 00 horas del Lunes. Desarrollar la actividad espeleológica en horario nocturno nos permite acomodar el tiempo que pasamos en el interior de la cavidad, donde siempre es de noche, con nuestros propios ritmos circadianos de luz-oscuridad y acusar menos los efectos del "cave-lag".



El descenso a través de la Sima de las Perlas para alcanzar el Curso de Aguas comprende realizar una serie de rápeles exigentes que requieren de cierta destreza técnica. A lo largo de este recorrido pasamos de un sobrecogedor rápel volado en la impresionante Campana de las Perlas a una serie de rápeles encajados con algún paso especialmente angosto, poco adecuado a los que no gustan de los sitios estrechos. Además los niveles inferiores suponen estar expuestos ya a una incesante lluvia debida al agua de filtración. Por todo ello no es un acceso adecuado para novatos.



Como es normal en este tipo de travesías, vamos recogiendo las cuerdas de progresión conforme efectuamos el recorrido. Al igual que en un descenso de barrancos, esto supone que el recorrido solo puede realizarse en una dirección, no hay vuelta atrás.



Una vez alcanzamos el Curso de Aguas, comprobamos que el nivel del río era excepcionalmente alto. El agua baja muy turbia y espumosa, arrastrando abundantes sedimentos y restos vegetales. Tras una rápida evaluación de la situación, se hizo evidente que el río había entrado en carga coincidiendo con nuestra entrada. Entre todos componemos una cadena de seguridad que permitirá a uno de nosotros adelantarse unos metros en el curso del río para tener una visión mas objetiva del estado del mismo. Conforme recojo la cuerda con la que le aseguramos, veo que mi compañero me hace a lo lejos un signo negativo. Una vez de vuelta me confirma que el paso está sifonado. Rio abajo, el agua alcanza el techo del conducto y no es posible seguir el Curso de Aguas.



Salimos del río a la repisa donde nos aguardan los demás para informarles y volvemos de nuevo al agua para tantear como están las cosas río arriba. Tras progresar unos metros nos damos cuenta que el abundante caudal y la corriente en los toboganes hace que remontar el Curso de Aguas represente una tarea muy difícil y de resultado incierto.


No era posible bajar y no resultaba prudente intentar remontar. Nos quedaba una tercera vía, y era trepar a un nivel superior del meandro para tratar de remontar desde lo alto. Pero ante la falta de un paso claro y fácil para esto, descartamos esta opción enseguida. No íbamos a exponernos a sufrir una caída tonta que en esa situación podría dar lugar a un problema muy serio. Además no era necesario.


A unos metros río arriba de la repisa donde termina el último rápel disponíamos, a ambos lados del río, de un par de lugares secos relativamente cómodos, o relativamente incómodos según se mire, en donde nos establecimos para lo que ya sabíamos, iba a ser una larga espera. Dejamos una cuerda guía tendida hasta la repisa del rápel y establecimos una serie de marcas que nos permitirían seguir la evolución del caudal del agua con el transcurso de las horas.



Nos aseguramos a la roca como medida de precaución, nos envolvimos en las mantas térmicas y esperamos...


Esperamos... y la espera se vuelve rutinaria. Dormitar, realizar ejercicios periódicamente, comer algo, cambiar de lugar y postura, ver como van los compañeros...


El tiempo transcurre de una manera extraña allí dentro, es como una noche que no se termina, y cada uno de nosotros asume el tedio de la espera poniendo lo mejor de si mismo para obviar la incomodidad y no dejarse llevar por el desánimo.


Con el transcurrir de las horas el nivel del agua experimentó un descenso notable, mas rápido al principio y mas lento a continuación. Con aquel caudal podríamos habernos aventurado ya a efectuar el recorrido del Curso de Aguas por nuestros propios medios. No obstante decidimos continuar aguardando en el mismo lugar aunque la espera se prolongase aun mas tiempo.



Esta decisión, que puede parecer incomprensible para un profano, resulta completamente lógica para cualquiera que esté mínimamente familiarizado con lo que supone desarrollar una operación de rescate en un cueva. Por el tiempo que llevábamos allí dentro estimamos que la posibilidad de que se hubiese puesto en marcha alguna acción de rescate era muy alta. Cualquiera de los dos itinerarios principales a seguir desde el exterior durante el operativo, descendiendo por la Sima de las Perlas o bien desde el inicio del Curso de Aguas, les conduciría indefectiblemente hasta nosotros.


Dentro de una cueva no es posible la comunicación eficaz con el exterior ni tampoco entre diferentes grupos. En caso de no dar con nosotros allí donde estábamos, ciertamente se hubiese desencadenado un operativo de gran complejidad con varios grupos de rescatadores recorriendo la cueva hasta lograr localizarnos, con todos los problemas de coordinación que representa la imposibilidad de comunicarse entre ellos. Y mientras tanto, nosotros saliendo alegremente por el otro lado. Esta opción no nos pareció aceptable.


Cualquier persona que se adentra en una cueva queda expuesto a sufrir algún tipo de percance, incluso los propios profesionales o voluntarios durante un operativo de rescate están sometidos a esta circunstancia. Puesto que nosotros estábamos en el lugar correcto, a salvo, y nos encontrábamos bien, no parecía razonable considerar otras opciones. Solo teníamos que dejar transcurrir las horas y para eso ya estábamos preparados. Por eso no nos pusimos en marcha hacia la salida.



Nuestras suposiciones se confirmaron cuando vimos las luces de los dos agentes del GREIM que bajaban hasta nosotros. Tras comprobar que estábamos todos y nos encontrábamos bien, y que disponíamos del equipo necesario, iniciamos el ascenso de vuelta por el sistema de cuerda fija que habían instalado a lo largo de la Sima para bajar. Mientras yo aguardaba que fuesen ascendiendo mis compañeros, el agente que cerraba el grupo me confirma que efectivamente el río era ya practicable para salir con aquel caudal, pero que hicimos lo correcto aguardando allí.


Realizar el ascenso hasta la boca de la Sima no es tarea fácil, por eso todavía tardamos unas horas en salir. Ascender por una cuerda fija es cansado, hay que dosificar las fuerzas y estar muy atento para asegurarse correctamente en los cambios de instalación. Se hace necesario mantener la concentración en todo momento. Los agentes del GREIM permitieron que nos organizásemos para establecer el orden de salida y bajo su supervisión, simplemente, nos dejaron hacer.


A eso de las 4:30 de la madrugada del Martes salimos los últimos de la Sima, con todo el material ya recogido en las sacas, cerré la entrada subiendo la misma reja que habíamos bajado unas 29 horas antes. Con una temperatura exterior de 3ºC nos dirigimos hacia los coches para ponernos ropa seca e iniciar el viaje de regreso. Este fue el desarrollo de los acontecimientos.



Esperando el rescate... parte 2 de 2


Queremos dar la gracias a todos aquellos que de alguna manera, conocidos o no, han estado pendientes y se han preocupado por nosotros hasta que se resolvió esta situación, sobre todo a los que lo han vivido de manera mas próxima, como nuestros familiares y amigos, compañeros de Club, los propietarios del albergue, voluntarios de espeleosocorro y a los responsables de la empresa de turismo activo Guheko, sobre todo al que estaba allí mismo aguardando en la madrugada del Martes nuestra salida de la cueva.


Queremos dar también las gracias todos los profesionales de la Guardia Civil, que siempre saben estar ahí cuando es necesario. Y de manera especial a los dos agentes del GREIM de Sabero por su labor al bajar a buscarnos. Los efectivos de este grupo de élite son, hoy por hoy, junto con los diversos grupos de voluntarios de espeleosocorro, los únicos profesionales de nuestro país con una capacidad real de operar con seguridad y eficiencia en un medio tan hostil y técnicamente exigente como es el interior de una cueva. Nadie mas alcanza su nivel de preparación. Nos corresponde a todos conocer y reconocer socialmente su valía y sus méritos, y a las autoridades competentes el hacer una seria reflexión acerca de si se les dota con los medios necesarios y suficientes para desempeñar su labor, en nuestra opinión, tan escasamente reconocida.


Pasar tantas horas dentro de una cueva, en esas condiciones, es una experiencia dura. Es duro físicamente, pero sobre todo es muy duro a nivel psicológico. En mi experiencia personal como alpinista y espeleólogo puedo decir que he visto hombres grandes como montañas derrumbarse como montones de arena al no saber afrontar la adversidad o sus propios temores. Sin embargo, en esta ocasión, todos mis compañeros mantuvieron la calma, no se produjeron tensiones, siempre hubo un momento para la solidaridad y la atención mutua. Incluso el mas joven de los cinco mostró un comportamiento admirable, gestionando de un modo eficaz la cohesión del grupo y cuidando mantener alto el estado de ánimo de todos nosotros.


No resulta fácil mantener esa actitud cuando el cansancio, la incertidumbre, la incomodidad, la amenaza del frío, el mal humor y la ansiedad penden sobre cada uno de nosotros como una losa. Una situación así mantenida durante tantas horas puede conducir a la imprudencia y desembocar en una situación de difícil arreglo. Pero nada de eso ocurrió.


Los cinco miembros del grupo salimos por nuestro propio pié, en buen estado físico y anímico. Supimos resolver una situación adversa con serenidad, seguridad y sentido común. La práctica de la espeleología, como actividad deportiva de riesgo que es, lleva pareja la exposición a este tipo de situaciones. Las probabilidades son mayores cuanto mayor es el nivel de la actividad. No existe el deporte de riesgo completamente seguro y las estadísticas están ahí para quien quiera verlas.


A lo largo de estos últimos días hemos estado siguiendo las diferentes noticias y corrientes de opinión que se han generado a raíz de este acontecimiento. Día a día hemos podido comprobar como la bola de la desinformación se hacía mas y mas grande, haciendo muy difícil sustraerse a la influencia de todas las tonterías que han aparecido publicadas. Las opiniones apresuradas y los juicios de valor equivocados, han ido creciendo alentados por un periodismo panfletario de "copia y pega" plagado de inexactitudes.


Hasta el presente no hemos realizado ninguna declaración oficial al respecto, de ahí que las noticias, comentarios y opiniones publicados tengan muy poco que ver con la realidad, pero parece que eso da igual, por que la realidad no vende tantos periódicos.


Todo esto podría tener incluso un cierto punto de humor, si no fuese por la innecesaria alarma creada en nuestras familias y allegados, así como en el resto de la sociedad. Generando con ello una polémica estéril y transmitiendo una imagen distorsionada acerca de una actividad deportiva noble y segura.


Los recortes de prensa que hemos obtenido van desde la simple transcripción de las notas de las agencias de noticias, probablemente el informe original remitido por el GREIM, hasta verdaderas "historias para no dormir" que mas bien parecen el guión de una mala película. Es indudable que el autor podría ganarse holgadamente la vida gracias a la literatura y la venta de libros, si semejante despliegue imaginativo estuviese acompañado también por un poco de talento.


Este elevado grado de tontería ha llegado a alcanzar incluso a algún que otro responsable político, que en un manifiesto ejercicio de irresponsabilidad, se revuelca en una serie de afirmaciones equivocadas, debidas tal vez, no lo sabemos muy bien, a la desinformación, la ignorancia, o a la suma de todo ello. Pero bueno, cada uno es libre de manifestarse como estime mas oportuno.


A estas alturas no es nuestra intención ponernos a desgranar las habilidades, preparación y experiencia de cada uno de nosotros, pensamos que tampoco es necesario. Pero solo a título de ejemplo, comentaremos de pasada que entre los miembros del grupo, alguno posee un bagage formativo y experiencia que no vamos a detallar aquí, por que necesitaríamos de alguna página mas para ello, pero que dejaría sorprendido a mas de un profesional. Eso incluye formación en buceo, socorro y rescate en medios fluvial y marino, rescate en altura, conocimientos y experiencia en primeros auxilios, etc.


Las imágenes que acompañan este texto son inéditas y fueron tomadas durante el desarrollo de esta actividad, además incluimos al final un resumen de los enlaces a las diferentes noticias que han ido apareciendo en los medios, y que en algunos casos muy poco, o nada tienen que ver con la realidad.


(...)


http://www.elmundo.es/elmundo/2010/11/02/castillayleon/1288689928.html


http://www.abc.es/agencias/noticia.asp?noticia=574132


http://www.europapress.es/nacional/noticia-cinco-montaneros-son-rescatados-ilesos-quedar-atrapados-20101102110724.html


http://www.diariodeleon.es/noticias/noticia.asp?pkid=562789


http://www.la-cronica.net/2010/11/03/leon/rescatan-a-cinco-personas-ilesas-en-la-cueva-de-valporquero-103097.htm


http://www.farodevigo.es/portada-ourense/2010/11/03/24-horas-espera-subterranea/487204.html


http://www.diariodeleon.es/noticias/noticia.asp?pkid=562787


http://www.diariodeleon.es/noticias/noticia.asp?pkid=562788


http://www.diariodeleon.es/noticias/noticia.asp?pkid=562790


http://www.la-cronica.net/2010/11/07/vivir/claro-que-vamos-a-volver-a-valporquero-103567.htm


http://www.la-cronica.net/2010/11/07/apoyo/nos-parece-perfecto-que-se-paguen-los-rescates-103566.htm


(...)


Copyright GatoConBotas-CAM, Ourense 2010. Todos los derechos reservados.

lunes, 30 de noviembre de 2009

Torca del Carlista

Expedición a la Torca del Carlista
5-8 Diciembre 2.009


Cumpliendo con la propuesta de dedicar este año una atención especial a la Espeleología, el Club aborda este mes de Diciembre el desarrollo de una nueva actividad de alto nivel. Tras la obtención de los permisos necesarios, integrantes del GES (Grupo de Exploraciones Subterráneas) descenderán este puente de Diciembre a la Torca del Carlista, ubicada en el Parque Natural de Armañón en la provincia de Vizcaya.

La Torca de Carlista es una de las mayores del mundo en su género, con una cota de -365 mts. y un rápel volado de mas de 100 metros, resulta difícil hacerse una idea de las extraordinarias dimensiones de la sala principal. Con 500 metros de largo, 230 metros de ancho y 125 metros de alto cabría dentro un pueblo entero.


Haciendo nuestro el lema de la Federación "Espeleología, mas que deporte, ciencia", además de la lógica exploración de la cavidad se llevarán a cabo una serie de mediciones y experimentos en su interior aprovechando las características únicas que posee.

martes, 15 de septiembre de 2009

Visita a la Sima Teixeira

Sima Teixeira - O Caurel - Lugo




video

Sin duda un buen lugar para la práctica espeleológica, sin excesiva dificultad pero donde se puede poner en juego la base técnica.






video

Llegamos el Sábado para pernoctar en el refugio de Liñares. Al día siguiente, con los primeros calores del sol y entre el tránsito de peregrinos madrugadores, terminamos de ordenar y preparar el material necesario antes de dirigirnos al pueblo de Teixeira.


Como realizamos abundantes fotografías y vídeos no voy a extenderme en comentarios. Las imágenes son suficientemente explícitas, especialmente el gesto de Ana en el vídeo correspondiente, ante el estruendo producido por una roca inestable al derrumbarse.

video

video

Y para terminar, una foto de Alberto que ha quedado bastante bien, cosa poco habitual en entas situaciones, y por lo tanto hubiera sido imperdonable no ponerla.

sábado, 12 de septiembre de 2009

Fúrning


Primer Campamento de Fúrning CAM




El último fin de semana de este Agosto del 2.009 y para no dejar que la pelusilla se adueñe de los equipos de vertical decidimos, prácticamente el día anterior, celebrar el primer campamento de Fúrning del Club (y quizás del mundo).




Debido a la inmediatez del evento coincidimos en la cita apenas Cuatro Gatos, ajustando en lo posible los horarios para aprovechar el poco tiempo disponible. Esta toma de contacto nos ha dejado buenas sensaciones y las ganas de continuar desarrollando esta actividad próximamente.


En tanto la cuidad se derrite bajo la incipiente ola de calor las horas transcurren rápidas bajo la fresca brisa del mar. Resguardados del sol y en la tranquilidad de un enclave impresionante, con las primeras luces de la tarde recogemos y preparamos el regreso.